El abuso sexual infantil y la iglesia: Impacto en los adultos

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Este artículo es parte de una serie sobre abuso sexual infantil y la iglesia:

La parte 1 de esta serie consideró el alcance del abuso sexual infantil: ¿con qué frecuencia ocurre el abuso sexual de niños? La gran mayoría de los expertos en la materia están de acuerdo en que el abuso sexual de niños es más extenso de lo que la mayoría de las personas se da cuenta y, por diversas razones, una gran cantidad de abuso infantil no se denuncia.

La parte 2 describió una serie de indicaciones comunes de que un niño o adolescente puede haber sido abusado sexualmente.

¿Cómo afecta el abuso sexual a los adultos?

Impacto del abuso sexual en adultos

Al igual que los niños y los jóvenes, los adultos experimentan una variedad de efectos del abuso sexual infantil. Algunas personas trabajan a través de su abuso y experimentan un impacto actual mínimo. Otros están devastados por el abuso y tratan con las ramificaciones de cada día de su vida adulta. Todavía otros crecen como resultado del abuso, incluso convirtiéndose en defensores o ayudantes de otras víctimas de abuso.

Las investigadoras Laura Murray, Amanda Nguyen y Judith Cohen señalan en su artículo “Child Sexual Abuse”—Abuso sexual infantile—en la publicación Child and Adolescents Psychiatric Clinics of North America—Clínicas psiquiátricas para niños y adolescentes de América del Norte – que los adultos sobrevivientes de abuso sexual pueden experimentar problemas de salud, pueden tener problemas con las drogas y el alcohol, enfrentar el matrimonio y los desafíos relacionales familiares, y están en mayor riesgo de futura victimización sexual y conductas sexuales de alto riesgo.

Comúnmente, los adultos victimizados tienen fuertes sentimientos de lástima, que pueden llevar a sentimientos de vergüenza y de estar expuestos. Los sobrevivientes adultos a menudo son bastante reservados sobre sus historias de abuso, a veces ni siquiera les cuentan a sus hermanos, amigos más cercanos o cónyuges.

Los sobrevivientes adultos a menudo luchan para confiar en los demás. Esta lucha por confiar puede manifestarse en relaciones con otras personas que no conocen bien y también pueden ocurrir con seres queridos y familiares.

La desconfianza hacia los demás puede aparecer en la forma de límites relacionales rígidos, lo que no permite que nadie se acerque mucho y mantiene a los demás a una distancia emocional segura. Por lo tanto, algunos sobrevivientes se vuelven bastante autosuficientes y no permiten que nadie haga nada por ellos.

La falta de confianza también puede manifestarse en la relación del sobreviviente con Dios. Mientras que otros parecen confiar en Dios fácilmente, los sobrevivientes de abuso adultos pueden encontrar que confiar en Dios es extremadamente desafiante.

Por el contrario, otros sobrevivientes adultos parecen funcionar con límites relacionales ausentes. Confían en los demás de manera imprudente, permiten que otros invadan su espacio emocional y físico y tienen dificultades para decir “no.”

¿Resiliencia y esperanza después de ser abusado sexualmente?

Después de una serie de circunstancias devastadoras en la vida, José se convirtió en un líder político y cívico en Egipto. Cuando se encontró con sus hermanos, quienes iniciaron su horrible viaje arrojándolo a un pozo y vendiéndolo como esclavo, José dijo, “Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente” (Genesis 50:20, NVI).

José emergió de su pasado abusivo sin amargura, sin buscar venganza y viendo un propósito mayor que Dios tenía para su vida.

En los últimos años, los expertos en la infancia han empezado a hablar sobre la resiliencia o la capacidad de un niño para resistir y crecer a pesar de las terribles circunstancias y las dificultades. A pesar de los efectos potencialmente devastadores del abuso sexual, muchos sobrevivientes—niños y adultos—siguen creciendo y prosperando.

La frase Crecimiento postraumático surgió recientemente para describir el resultado de muchos sobrevivientes de traumas que—como resultado de su adversidad—se vuelven fuertes, saludables y capaces de ayudar a otros.

Muchas víctimas adultas enfrentan su abuso, pasan por el proceso de curación de las heridas y luego se vuelven para ayudar a otros. Estas personas a menudo se convierten en poderosos agentes de curación y defienden a otros que han sido victimizados.

Sí, hay esperanza—incluso en medio de las circunstancias más difíciles.

——

Próximos artículos

  • What is the responsibility of the church and church leadership to protect children from abuse, and how can churches do this most effectively?
    ¿Cuál es la responsabilidad de la iglesia y del liderazgo de la iglesia para proteger a los niños del abuso, y cómo pueden las iglesias hacer esto de manera más efectiva?
  • Who must report abuse, and how can churches help abuse victims and their families?
    ¿Quién debe denunciar el abuso y cómo pueden las iglesias ayudar a las víctimas de abuso y sus familias?
  • What resources are available to churches and families to help prevent abuse and to help the family where abuse has already occurred?
    ¿Qué recursos están disponibles para las iglesias y las familias para ayudar a prevenir el abuso y para ayudar a la familia donde ya ha ocurrido el abuso?

Scott Floyd, Ph.D., LPC-S, LMFT, is a senior fellow and director of Counseling Programs at B.H. Carroll Theological Institute.


We seek to inform, inspire and challenge you to live like Jesus. Click to learn more about Following Jesus.

If we achieved our goal—or didn’t—we’d love to hear from you. Send an email to Eric Black, our editor. Maximum length for publication is 250 words.

More from Baptist Standard


  • Facebook
  • Twitter
  • Email