Ministros que predican a hispanos necesitan entender cultura

Rolando Rodriguez, director of Hispanic ministries at the Baptist General Convention of Texas, leads a seminar on preaching to reach Hispanics. (BGCT Newsroom Photo)

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

WACO—Aquellos ministros que le predican a audiencias hispanas tienen que tomar en cuenta que las reglas culturales—no solo el lenguaje—pueden ser barreras en la comunicación, eso fue lo que participantes aprendieron en uno de los talleres de la Convención General Bautista de Texas (BGCT, por sus siglas en inglés).

La manera en que varias iglesias de Estados Unidos están acostumbradas a comunicarse difiere a la manera en la que los hispanos se comunican, dijo Rolando Rodríguez, director de ministerios hispanos en BGCT.

“Hispanos de primera y segunda generación tienen una forma indirecta de comunicación,” dijo Rodríguez. “Las personas de tercera y cuarta generación se han asimilado más a la cultura de aquí, y su comunicación es más directa.”

Cuando se trata con personas que se comunican de una forma indirecta, no se puede solo hacer una invitación para que la congregación participe o vaya a eventos y esperar a que ellas asistan.

“Estas invitaciones tienen que ser personales, tienen que darse cara a cara,” él dijo. “Una invitación abierta no funcionaría en iglesias hispanas.”

Para pastores que buscan trabajar con la comunidad hispana, esto significa que su ministerio tiene que incluir más visitas y más interacciones personales.

“No van a alcanzar a la comunidad hispana solamente detrás del pulpito. Alcanzarán hispanos cuando visiten a las familias en sus casas, personalmente,” Rodríguez dijo.

La misma cualidad que hispanos jóvenes y adultos tienen en común es el sentido de familia, noto Rodríguez.

Contrario a los anglos, el individualismo no es una característica de la cultura hispana, él observó.

“La vida comunal se nota en todas las áreas,” él dijo. “Sus vidas implican a toda la familia.”

Ya que, como dijo Rodríguez, los hispanos valoran más las relaciones que el tiempo, las personas que les ministran tienen que “ponerse la antena cultural,” y así podrán entender el contexto cultural.

Rodríguez invitó a tres pastores a compartir su experiencia personal en el taller y el ministerio que hacen para trabajar con hispanos. El contexto varió de iglesia a iglesia ya que los pastores hablaron de diferencias en las que sus iglesias hacen los servicios. Hay algunas que prefieren los servicios exclusivamente en español, otras quieren un formato bilingüe, y otras que prefieren usar el inglés.

Las iglesias tienen que adaptarse constantemente, esto es cierto tanto como para las iglesias hispanas y anglo, notaron los pastores. Mientras haya cambio en las comunidades que rodean a las iglesias, entonces ellas tendrán que cambiar. Puede ser que el trabajo que las iglesias hagan tenga un efecto de cambio en las mismas iglesias.

“Jóvenes de nuestra iglesia alcanzaron a sus amigos y los invitaron a venir a la iglesia,” dijo Martin Ortega, pastor de la Iglesia Bautista Emanuel en Midland. “Nuestra congregación tuvo que cambiar a servicios bilingües.”

Aun cuando las iglesias trabajan en español e inglés, el mensaje tiene que ser contextual, dijo Carlos Alcina, pastor de Westside Baptist Church en Seguin.

“Tenemos que enseñar a nuestros ministros a hablar culturalmente,” Alcina dijo. “Aun las traducciones tienen que ser contextualizadas.”

Hay ciertos términos que son distintivos de una cultura, Alcina recalcó, el ministerio a otras culturas requiere que se entienda esa cultura.

La diferencia entre conocer un lenguaje y conocer una cultura, es la diferencia entre comunicarse exitosamente y fallar en dar un mensaje, él dijo.

Cualquier lenguaje que un pastor use para predicar, tiene que tener un mensaje práctico, dijo Oliver Martínez, pastor de la Iglesia Bautista Getsemaní en Fort Worth.

“No puedes solo leer un pasaje a la congregación y esperar que lo usen. Tienes que decirles lo que eso significa para ellos,” Martínez dijo, enfatizando la importancia de dar sermones personales y prácticos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Care to comment? Send an email to our interim opinion editor, Blake Atwood. Maximum length for publication is 250 words.