Desafíos, bendiciones y unidad en las iglesias hispanas

  |  Source: Baptist Press en Español

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Según los mejores historiadores, la iglesia de América Latina recibió el evangelio a finales del siglo XIX. La primera iglesia bautista de habla hispana en el continente americano fue plantada en Monterrey, México – alrededor del invierno de 1867. Por la maravillosa gracia de Dios, el evangelio continuó avanzando en el siglo XX desde México hasta Argentina en medio de batallas por la independencia, guerras civiles, crueles dictaduras y oposición católica. En toda Sudamérica, incluyendo Brasil (con algunas excepciones), las iglesias de todas las denominaciones en casi todas las ciudades y pueblos predican el evangelio en español. ¡Alabado sea Dios!

Desafíos constantes

Esas iglesias han continuado luchando con problemas que han amenazado su estabilidad a lo largo de los años, incluyendo líderes poco capacitados, problemas de división, inestabilidad doctrinal, escándalos financieros, miembros no regenerados, procedimientos de disciplina no bíblicos, e inmoralidad no resuelta, líderes que no rinden cuentas, poco compromiso y hombres pasivos en la iglesia. Además de estos problemas aplicables a las iglesias locales específicas, algunas cuestiones socioeconómicas relacionadas con el gobierno político también afectan la estabilidad de la iglesia: la inflación económica, el desempleo de la clase media, los bajos salarios, la inseguridad social, la violencia callejera y la burocracia legal.

Ahora, cuando los hispanos vienen a Estados Unidos, se dan cuenta de que la iglesia hispana en Estados Unidos se enfrenta a problemas similares, a saber:



  • Las barreras lingüísticas impiden a algunos pastores y plantadores conectar con las iglesias y comunidades anglosajonas y bloquean las mejores oportunidades de formación para quienes no hablan inglés.
  • La creación de redes y la recaudación de fondos son extremadamente difíciles para los pastores y plantadores que quieren establecer una iglesia sana y duradera. Por lo tanto, el aislamiento y la desconexión son los resultados más comunes para aquellos que no pueden tener comunión con otras iglesias o con pastores de ideas afines. Los pastores biprofesionales tienen poco tiempo disponible para confraternizar con otros pastores.
  • La falta de credibilidad en las iglesias hispanas a veces ocurre cuando las iglesias anglosajonas eligen tener ministerios hispanos en sus instalaciones en lugar de patrocinar plantas de iglesias de habla hispana, que eventualmente tendrían auto-liderazgo, auto-discipulado y auto-sostenibilidad.
  • El “sueño americano” atrae a la población latina a Estados Unidos, donde pueden ganar dinero aquí para enviarlo a sus lugares de origen. Por lo tanto, además de estar mal pagados, los hispanos suelen trabajar más de 60 horas a la semana para ganar el dinero suficiente para quedarse aquí mientras envían el apoyo familiar al extranjero. Sin embargo, eso también priva a la iglesia de componentes clave, como el compromiso de tiempo, la capacidad de discipulado, la participación de los miembros, la generosidad de las ofrendas y el desarrollo misionero, lo que dificulta su estabilidad.
  • Las cuestiones doctrinales son siempre un reto para los pastores poco capacitados. La falta de una sólida formación teológica permite que los temas anti y extra bíblicos impregnen la iglesia y, finalmente, conduce a decisiones pragmáticas o tradicionales, siguiendo su deseo de ver estadísticas y tendencias competitivas en los números de su iglesia. Cada domingo se predican sermones “tipo sinagoga” con explicaciones poco claras sobre la obra expiatoria y la victoria de Cristo.
  • Las políticas de inmigración afectan la iglesia de muchas maneras. Todo el mundo entiende que hay fallos en el sistema de inmigración, y que la reforma ha llevado y llevará tiempo. Sin embargo, es importante señalar que, en el espectro de la inmigración, no todos los indocumentados son ilegales. Hay categorías de inmigrantes, como los asilados, los refugiados, los que tienen un estatus temporal y los solicitantes con miedo creíble (de persecución) a los que se les niegan muchos derechos civiles, trabajos normales u oportunidades ministeriales por no tener visados religiosos o de trabajo, aunque tengan identificación fiscal y paguen impuestos, tengan permisos de conducir legales que no cumplen las normas y reciban pagos en efectivo. De hecho, en comparación con una iglesia anglosajona típica, se necesita el triple de miembros mal pagados de la iglesia que den lo suficiente para cubrir los salarios del personal hispano de la iglesia.
  • Falta de identidad bautista: Algunos pastores e iglesias ignoran los distintivos bautistas, como la membresía regenerada, la autoridad de la congregación, la autonomía de la iglesia, etc. Sin duda, hacen lo que pueden. Muchos pastores hispanos imitan lo que tradicionalmente se enseña en sus ciudades de origen, como las pastoras (o hermanas predicadoras), los pastores en solitario y la falta de sermones expositivos. Algunos no tienen una comprensión firme de Fe y Mensaje Bautistas 2000.

Las buenas noticias

También hay toneladas de iglesias de habla hispana que exaltan a Cristo, impulsadas por el evangelio y enfocadas en la misión en todos los EE.UU. Alabado sea Dios por esas iglesias fieles que han estado ondeando la bandera del evangelio durante años y décadas. Alabado sea Dios por aquellas iglesias anglosajonas que han sentido la necesidad y han patrocinado iglesias étnicas en sus comunidades. Alabado sea Dios por aquellos pastores y plantadores que han hecho todo lo posible por “reconstruir el muro” de la Gran Comisión en su lugar y tiempo. El último sábado de cada mes, más de 20 pastores hispanos de nuestra convención están orando juntos en línea, pidiéndole al Señor que reavive nuestros corazones e iglesias, pidiéndole que envíe más plantadores a nuestro camino para comenzar iglesias saludables, y por más asociaciones con iglesias e instituciones saludables ya existentes, y sobre todo, por una renovada fe apasionada por el Rey Jesús y su pueblo.

Estamos recuperando el sentido de familia en las iglesias de habla hispana de la Convención Bautista de Maryland/Delaware (BCM/D) y trabajando por nuestra identidad bautista. En septiembre, eso fue evidente cuando más de 200 personas que representaban a 18 de las 25 iglesias hispanas de Maryland/Delaware se reunieron para el primer servicio de Adoración Hispana Unida de BCM/D en la First Baptist Church of Laurel (FBCL). Todos adoramos juntos al mismo Dios cada domingo, y en el servicio de Adoración Hispana Unida, en una noche juntos, unimos nuestras voces, entonamos cantos nuevos y viejos, y oramos juntos como la familia de Dios.

¡Hay aún más noticias emocionantes! Tres iglesias hispanas más están interesadas en unirse a nuestra convención pronto, y tres plantadores están en entrenamiento ahora mismo en iglesias locales.



Se necesitan oraciones y hermandad

Necesitamos sus oraciones, su hermandad y su compromiso de orar públicamente por las iglesias y los pastores hispanos. Puedes ponerte en contacto con cada hermano hispano por teléfono, correo electrónico o texto y hacérselo saber: “¡No estás solo, hermano!” “Estoy orando por ti” o “cuenta conmigo.”

Finalmente, según los resultados del reciente censo, Maryland es el estado con mayor diversidad étnica de la costa este, pasando del 10 por ciento en 2010 al 16 por ciento en 2020. Afortunadamente, algunos pastores anglosajones sienten el aumento de la etnicidad en sus ciudades y buscan patrocinar plantas de iglesias hispanas. En algunas comunidades, hay pandillas, territorialismo, tráfico de drogas y falta de vivienda endémica. Tenemos que llevar el evangelio a esas comunidades plantando iglesias sanas allí mismo, en esos lugares oscuros. ¡El Señor prometió que las puertas del infierno no prevalecerían contra su iglesia!

Por la gracia de Dios, somos conscientes de los muchos problemas que enfrenta la iglesia hispana. Estamos trabajando para superar la mayoría de esos problemas con la ayuda y participación de varias entidades e instituciones, lo que nos permite ayudar a la iglesia a mantenerse saludable, predicando el evangelio en español mientras hacemos esfuerzos titánicos para plantar más iglesias saludables que honren a Cristo en nuestra región.


Sign up for our weekly email newsletter.


Mientras esperamos juntos el regreso de Cristo, Por favor, ¿te unirías a nosotros para pedir la ayuda de Dios para superar estos desafíos para la gloria de su santo nombre y la alegría eterna de su pueblo?


We seek to inform, inspire and challenge you to live like Jesus. Click to learn more about Following Jesus.

If we achieved our goal—or didn’t—we’d love to hear from you. Send an email to Eric Black, our editor. Maximum length for publication is 250 words.

More from Baptist Standard


  • Facebook
  • Twitter
  • Email