¡Jesús dijo: “Id”!

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Hoy muchas personas profesan ser cristianos. En nuestro mundo lleno de violencia, corrupción, miedo, egoísmo, materialismo y tragedia, es maravilloso ver que muchos millones de personas se refugian y encuentran consuelo en el nombre de Jesús.

Vivo en Texas y es alentador conducir por muchas ciudades y ver altos edificios de iglesias, ver calcomanías cristianas en los autos y saber que la mayoría de las personas han sido invitadas a una iglesia cristiana. Muchas iglesias se llenan los domingos. Algunos tienen múltiples servicios. Algunos se han convertido en súper mega iglesias que suman decenas de miles.

Es en ese contexto del cristianismo que empiezo a preguntarme si esto es lo que Jesús imaginó cuando dijo a sus discípulos, hace tanto tiempo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20, RVR1960). Jesús prometió estar con sus discípulos a medida que iban, y que, por medio de su autoridad, extenderían su ministerio a todas las naciones del mundo.



Ahora, casi 2000 años después de que se hizo esta promesa, nosotros que nos llamamos cristianos, ¿nos animamos al saber que esta promesa todavía está vigente? Sabemos qué es la Gran Comisión, como se le llama comúnmente, y de hecho tenemos muchos sermones dedicados a su contenido, pero de muchas maneras hemos olvidado lo que Jesús quiso inspirar en sus seguidores. Deberíamos sentirnos agradecidos de que Jesús envió a esos primeros creyentes; si no lo hubiera hecho, es probable que no supiéramos acerca de su obra de gracia en la cruz. Representamos a las “naciones” de las que Jesús estaba hablando en estos versículos. El hecho de que hoy tengamos fe es el resultado directo de la obediencia del discípulo a este mandato de Jesús.

Sin embargo, ¿nos impacta esto? ¿Nos sentimos movidos a seguir este mandato como aquella primera generación de discípulos de Jesús? ¿Nos sentimos movidos, así como los miles de generaciones que nos unen a ellos? Yo creo que no. Me temo que somos más como los israelitas de antaño, en los tiempos de los reyes. Estamos contentos de aceptar el amor, la gracia y la bendición de Dios, estamos felices de aceptar la vida eterna, pero olvidamos el resto de sus mandamientos. Sí, es una bendición que este evangelio haya llegado a nuestra nación y grupo de personas, pero no debemos olvidar que hay muchas “naciones” restantes que necesitan este mismo evangelio.         

Si clamas a Cristo, o si estás buscando la verdad acerca de Dios, entonces considera esto. Dios nos hizo exactamente como somos, para que a través de nosotros (tú y yo) pudiéramos traer a nuestros amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo, compañeros de clase y otras personas significativas que tenemos, a esa misma relación con Él. ¡Has sido creado con un propósito, una misión, con dones y talentos para este objetivo específico!



Entonces, ¿estás listo? ¿Estás dispuesto a confiar en la autoridad de Jesús mientras te dispones a ir, haciendo discípulos de todas las naciones (bautizándolos y enseñándoles a obedecer todo lo que Jesús mandó)? ¿Estás dispuesto a recordarlo audazmente? Él nunca nos dejará ni nos abandonará. ¡Este es el llamado de Dios a todas las personas! ¿Estás listo?
Chad Mason es el pastor de movilización e impacto global en Calvary Baptist Church en McAllen.

We seek to inform, inspire and challenge you to live like Jesus. Click to learn more about Following Jesus.

If we achieved our goal—or didn’t—we’d love to hear from you. Send an email to Eric Black, our editor. Maximum length for publication is 250 words.

More from Baptist Standard


  • Facebook
  • Twitter
  • Email